Todo lo que necesitas saber sobre autoasientos para tus peques (parte 2)

111110_NHTSA_042_v1_H

Por Alma Cruz

1. ¿Cómo sé si está bien instalado?
Ya sea viendo hacia adelante o hacia atrás, utiliza el cinturón de seguridad o el sistema de anclaje propio del autoasiento (latch/isofix) para mantenerlo en su lugar. Nunca utilices los dos sistemas al mismo tiempo en el mismo asiento. Las etiquetas del autoasiento así como del manual te pueden ayudar a  asegurarte de estar utilizando la ruta del cinturón correcta o colocando los ganchos del anclaje en la posición adecuada. En caso de utilizar cinturón de seguridad, asegúrate de bloquearlo para asegurarte que con el movimiento el asiento no se afloje.

Movimiento: una vez que esté instalado, muévelo de la base de la parte pegada al asiento del vehículo y asegúrate que no se mueve más de 2.5 centímetros hacia los lados. De esta manera sabrás que está bien ajustado.

Recuerda revisar el ángulo de inclinación, en algunos autoasientos puedes encontrar un nivelador con burbuja o bien una línea que debe quedar paralela al piso.

2. ¿Qué es mejor para los bebés, huevito o silla?
Los huevitos son la opción más frecuentemente elegida por los papás primerizos, se trata de un autoasiento que únicamente se instala viendo hacia atrás, normalmente cuenta con una base que se instala en el vehículo y se queda ahí y el asiento se pone y quita según se necesite. Por lo general cuenta con una carriola sobre la cual se puede poner. Por el contrario, una silla convertible se queda instada en el vehículo y puede ser usada viendo hacia adelante o hacia atrás.

Algunas personas creen que el huevito es más seguro para los recién nacidos, pero no es totalmente cierto. Mientras la silla convertible esté bien instalada y sea adecuada para el peso y talla del bebé, será igual de segura.

Si estás buscando la mejor opción para tu economía y comprar un asiento que pueda ser usado mínimo unos 4-6 años en lugar de unos pocos meses y estás dispuesta a no tener la conveniencia de subir y bajar a tu bebé en el huevito, un asiento convertible es una buena opción.

En caso de que optes por un huevito, recuerda que una vez que pase los límites de talle o peso, deberás adquirir un autoasiento que pueda ser instalado viendo hacia atrás.

051Q1351_H

3. ¿Qué es mejor, autoasiento con arnés o booster con cinturón de seguridad?
El autoasiento con arnés cuenta con cinco puntos de contacto, los dos hombros, los dos lados de la cadera y el broche del pecho. Un booster es un dispositivo diseñado para posicionar el cinturón de seguridad de los adultos en el cuerpo de un niño.

La principal diferencia es que un autoasiento con arnés mantiene al menor en su lugar, es decir,  el pasajero pierde la libertad de moverse libremente. Un booster, por el contrario, únicamente pone el cinturón de seguridad en el lugar correcto.

Cambiar de un autoasiento con arnés a un booster les da a los pequeños una libertad que no habían tenido antes, irse a los lados, agacharse por un juguete, molestar a los otros pasajeros, etc. Esto provoca que el cinturón de seguridad pueda moverse; si el cinturón de seguridad no está en la posición adecuada en el momento de un accidente, se incrementa el riesgo de sufrir lesiones graves.

Ambos dispositivos protegen en caso de un accidente si son utilizados de manera correcta, por lo que la decisión de cambiar de un autoasiento con arnés a un booster está basada en la madurez del menor. La habilidad de sentarse correctamente el 100% del tiempo del viaje suele alcanzarse pasados los cinco años en la mayoría de los niños y en muchos otros después de los 6 o 7 años.

Se recomienda que viajen en un autoasiento con arnés mínimo hasta los 5 años, siempre considerando los límites de peso y estatura del autoasiento que se utiliza. A pesar de que algunos booster cuentan con límites de peso inferiores acordes a un menor de 2 o 3 años, no se sugiere que los usen desde esta edad. Recuerda que deben mantenerse en la posición correcta todo el viaje antes de hacer este cambio, no hay prisa para cambiar a un booster.

051Q1687_H

4. ¿Qué hago si me subo a un taxi?
Viajar en transporte público con  niños pequeños es un reto. En caso de que viajes en taxi, lo ideal es que cargues con tu autoasiento, su utilizas huevito puedes instalarlo sin la base y luego usarlo en la carriola. Para los más grandes, hay opciones de autoasientos ligeros, fáciles de instalar y a un precio accesible. Si los pasajeros son mayores de 5-6 años y pueden usar un booster, también hay algunas opciones prácticas que puedes usar. Si vas a instalar un autoasiento en un taxi asegúrate utilizar uno cuente con cinturones de seguridad de tres puntos en los asientos traseros, hay varias marcas que no permiten instalarse con cinturones de dos puntos y en el caso de los boosters deben usarse con cinturón de tres puntos.

Sobre la autora:
Alma Cruz es asesora de seguridad infantil y se dedica a implementar programas de ese tipo. La puedes contactar en almaliliacruz@gmail.com

Fotos: Tomadas de National Highway Traffic Safety Administration Image Library

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s